domingo, 15 de julio de 2012

La Iglesia de Roma se Pone en Evidencia

LA IGLESIA DE ROMA SE PONE EN EVIDENCIA

 La CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE (conocida antiguamente con el nombre de INQUISICIÓN) recientemente ha elaborado un documento instruyendo a obispos, sacerdotes y políticos de Costa Rica sobre cómo oponerse al proyecto de matrimonio igualitario en ese país.  Se trataba de  un documento secreto, pero como Dios no quiere cosas ocultas, ha salido a la luz.
El documento se opone a toda legislación que promueva los derechos de las personas gltb a unirse en relaciones con reconocimiento legal, particularmente los matrimonios conocidos como igualitarios.  Esto ocurre en un momento particular de la historia en el que ya suman 11 los países que han  extendido el derecho al matrimonio a todas las personas más unos cuantos  que están  transitando el proceso de legalización de este tipo de uniones.

En principio podría resultar comprensible (aunque por supuesto discutible)  la oposición de la iglesia romana si tenemos en cuenta  su perspectiva del matrimonio como sacramento que comprende exclusivamente  la unión de un varón con una mujer y en tal sentido puede aceptarse que aquellos políticos y funcionarios católicos tengan una posición consistente con su fe, aunque siempre remarcamos el hecho de que los legisladores deben legislar para todos los ciudadanos independiente de su confesión de fe.  Especialmente en lo que refiere al matrimonio como una institución de carácter civil, y no religioso, el cual  en todo caso quedaría circunscrito a las comunidades de fe que así  lo entiendan.

Pero este documento pone en flagrante evidencia la postura misma que tiene el Vaticano con respecto a la  homosexualidad y las relaciones entre personas del mismo sexo tratando a la primera de “anomalia” y a las relaciones homosexuales como inmorales y “pervertidas” según dicen se desprende  la  lectura de los textos bíblicos.  Las mismas no pueden ser aprobadas en bajo ninguna circunstancia.
Justamente recomiendan procurar que los estados “traten de  contener el  fenómeno (homosexual) dentro de límites que no pongan en peligro la moral pública y sobre todo que no expongan a las nuevas generaciones a una concepción errónea de las sexualidad y del matrimonio que las deje indefensas y contribuya además a la difusión del fenómeno mismo” como si se tratase de una forma de enfermedad contagiosa, oponiéndose en forma “clara incisiva” a la promulgación de leyes tan “gravemente injustas”.

 Entre los argumentos para oponerse al reconocimiento legal de las uniones homosexuales, cita los siguientes:

1) Argumentos de orden social: “Las legislaciones favorables a las uniones homosexuales son contrarias a la recta razón” y por lo tanto son injustas y contrarias al bien común de la estructura social(!).  “Estarían orientadas  a causar el oscurecimiento de  la percepción de ciertos valores morales fundamentales y las desvalorización de la institución matrimonial.
2) Argumentos de orden biológico y antropológico: “porque no están en condiciones de asegurar adecuadamente la procreación y la supervivencia de la especie humana” y porque está ausente la  dimensión conyugal creando obstáculos al desarrollo normal de los hijos eventualmente vinculados a esta clase de uniones lo cual también es inmoral.
3)Argumentos de orden social:  No es correcto invocar el principio del respeto a los derechos humanos y a la no discriminación porque “distinguir entre personas o negarles algún derecho legal o un servicio social es admisible si se opone a la justicia”, y   como se ha señalado según el pensamiento Vaticano las relaciones homosexuales precisamente  “son injustas”.

Aseguran además que “existen suficientes razones para afirmar que tales uniones son nocivas para el recto funcionamiento de la sociedad humana” aunque no se explica cuales son esas razones, más que la idea de que son “contrarias a la recta razón”
3) Argumentos de orden jurídico: las uniones homosexuales no exigen una específica atención por parte del ordenamiento jurídico porque no cumplen el papel de garantizar el orden de la procreación y porque no sirven al bien común(!)

Finalmente la iglesia romana insta a los políticos y legisladores no solo a oponerse enérgicamente a tales uniones sino que además les pide  hacer lo posible  para abrogar aquellas conquistas que ya han sido conseguidas.
En definitiva este documento es una aberración porque recurre a razonamientos falsos que inducen al error y al engaño al punto que prácticamente no es necesario explicar mucho para demostrar su gran falacia.

¿Será que  esta mirada tan negativa de los máximos líderes católicos hacia las relaciones homosexuales es una consecuencia de la forma perversa y criminal con que ellos la han vivenciado a lo largo de la historia y particularmente en los últimos años en que se han hecho públicos infinidad de casos de abuso infantil por todas partes del globo?

En lo que respeta a la República Argentina, desde la promulgación de la ley de Matrimonio Igualitario al día de la fecha se han producido más de 6.000 enlaces, y nada ha cambiado, no se ha destruido la institución de la familia, no se ha degrado la moral social ni se ha cumplido ninguno de los nefatos presagios de los oponentes fundamentalistas religiosos.  Eso sí, existen  6000 parejas que son más felices que antes , y miles y miles de personas que sin haberse aún casado o quizás  nunca se casen, sienten que han sido valorados y reconocidos en su derechos y dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada