miércoles, 20 de junio de 2012

Déjala, no permitas que sigan así...

DEJALA, NO PERMITAS QUE ESTO SIGA PASANDO EN LA IGLESIA CATOLICA...
Artículo publicado en la última  columna semanal del periodista Wayne  Bessen resumido por CEGLA.
(Wayne Bessen es  un activista, autor y disertante por los derechos GLTB y especialista en el fraude ex -gay y las terapias reparativas)

Un artículo que invita a reflexionar y opinar:

“Si hay algo que me molesta  es  la Iglesia de Roma predicando acerca de  mi moral sexual.  Es algo así como  una secta liderada por un papa virulentamente homofóbico que se sale de su función para denigrar a mi familia,  pues mientras   mi familia jamás  gastó un centavo para defenderse contra cargos de abuso y pedofilia inexistentes, el Vaticano lleva gastados 2.500 millones de dólares  en honorarios de justicia, programas y  pagos extrajudiciales por abusos sexuales a menores”.

“¿Porqué tendría que escuchar lo que  esta gente “santa” tiene para decir ?  Durante los 24 años que tengo salido del closet y trabajando dentro de organizaciones LGTB no puedo recordar un solo amigo, conocido o colega que haya sido acusado por abuso de menores. Tampoco ninguno de los líderes de estos grupos ocultó,  o pagó sumas de dinero para proteger a sus organizaciones. Sin embargo esa es la conducta obscena  que  ha caracterizado todo el tiempo al Vaticano convirtiéndonos  (a las personas gltb)  en chivos expiatorios para oscurecer su criminalidad”.

La última preocupación de la Iglesia Católica  pasa por tratar que las legislaturas estatales modifiquen los estatutos de limitaciones para abusos sexuales de niños a su conveniencia, es decir reduciendo el período de tiempo en que la persona molestada puede realizar la denuncia  a partir de la fecha en que el abuso tuvo lugar.

“Pareciera que la Iglesia está preocupada en salvar su propia piel en lugar de pagar el correspondiente precio por aquellos cuya piel fue violada”

“Todo esto me lleva a formular la siguiente pregunta: ¿ porqué los católicos mas progresistas continúan apoyando una institución intolerante, homofóbica y misógina,  capaz de ocultar horrendos crímenes contra pequeños indefensos?” “Y no soy yo la única persona que se pregunta esto; el pasado 1 de junio la Fundación denominada Freedom From Religion publicó en una página completa del diario USA Today  que .  De acuerdo al aviso, si uno cree que puede cambiar la iglesia desde adentro se está engañando a sí mismo.  Permaneciendo dentro de esa iglesia la gente está haciendo daño  a  los derechos de las mujeres, de las minorías sexuales y de los niños y en un sentido está permitiendo que todo eso siga ocurriendo”

Bill Keller, columnista del New York Times, urgía hace poco a que los católicos busquen una nueva iglesia.

Según Besen, las personas solemos tener diferentes excusas y explicaciones  para permanecer dentro de espacios que hacen daño y que no son sanos, del mismo modo que muchos gays tienen  excusas dudosas  para no salir de sus armarios.  Lo mismo sucede con muchos católicos y católicas.   Pero la salida no es tan difícil, dejar una iglesia no es dejar la fe, sino en todo caso enaltecerla.  Y hoy día existen comunidades de fe con una mirada diferente, que buscan la justicia y la inclusión.

“Estás cansado y cansada de sentirte mal por todo esto, ¿tenés temor de salir? , pero si ya ellos te echaron o te hicieron a un lado por tu sexualidad, a vos, a tu familia y algunos  de tus principios de fe… vamos busca otra iglesia, no te conviertas en alguien que fomenta lo malo”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada