jueves, 18 de octubre de 2012

Terapeutas Preocupados...


Hace pocos días recibimos la esperada noticia de que finalmente el estado norteamericano de California hizo ley la prohibición de practicar terapias reparativas para “salir de la homosexualidad” a menores de 18 años.  Una iniciativa que alegra mucho a todos aquellos/as que sabemos del inmenso daño psicológico y emocional que estas terapias causan especialmente a  aquellos más  desprotegidos y vulnerables.
Según  Wayne Besen, director de TWO (La  Verdad Vence) las terapias reparativas se alimentan de una ciencia barata  para justificar creencias religiosas que condenan la homosexualidad.   Según Besen  la nueva ley es  muy significativa pero tan  solo un primer paso porque la idea de que éstas   terapias son efectivas está ampliamente difundida dentro de  muchos espacios religiosos cristianos y usufructuada por profesionales inescrupulosos que ganan  dinero a costa de quienes “manifiestan tener una sexualidad “indeseada”. 
Una de las  organizaciones que nuclea a esta clase de terapeutas es el NARTH (Asociación Nacional para la Investigación y Terapia de la  Homosexualidad”  cuyo director Joseph Nicolosi  dijo recientemente que  el 50% de sus pacientes son jóvenes menores de edad,  lo cual resulta muy preocupante.

Obviamente estos pseudo -profesionales (porque   distorsionan lo que hoy día  dice la ciencia  engañando a los indoctos y desprevenidos)   están muy enfurecidos con la posibilidad de que esta clase de medidas se extienda a otros estados y países, pues perderían el 50% de su negocio.
Según Nicolosi,  importa que los jovencitos tengan sinceros deseos de cambiar, pero sabemos que los mismos  llegan  presionados por sus entornos familiares y religiosos,   mientras que los terapeutas jamás les preguntan  las razones de  porqué supuestamente desean  “cambiar” ni consideran esas presiones.
Lo cierto es que Nicolosi no tiene historias reales con personas de carne y hueso para dar testimonio de que fueron cambiadas.  De hecho –según señala Besen-  cuando el Dr. Robert Spitzer fue movido a realizar su tan  criticado estudio sobre estas terapias, Nicolosi no puedo aportar ni una sola persona curada.
Días pasados en  ocasión de un conocido  programa de radio en el que debatió Wayne Besen  con uno de los principales apologistas del NARTH, éste  recordó al ex miembro del directorio  que fue descubierto  viajando a Europa con un  taxi-boy hace apenas dos años.   La respuesta fue que George Reckers no tuvo ni requirió  sexo por parte del jovencito que consiguió  de la página RentBoy.com.  En efecto el NARTH no cree que Reckers fuera gay, sino que simplemente recibió  algunas sesiones de masajes de su “acompañante”.  ¿No es ésta una  clara muestra de la manipulativa negación que el NARTH intenta  realizar con los jóvenes  LGTB? 
Quien sea honesto podrá preguntarse como pueden  funcionar estas terapias si ni siquiera le sirvieron a quien fuera uno de los principales “científicos” del NARTH.  Si el hombre que escribió libros  acerca de como cambiar alquila acompañantes masculinos de una página gay, ¿Qué esperanza le queda a  quienes leen esos libros?...
(en la foto Joseph Nicolosi)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada